Implantología

Los implantes dentales son unas piezas de titanio que se colocan en los maxilares actuando como raíces artificiales para reponer las piezas dentales perdidas.

 La tasa de éxito de los implantes es muy elevada, siendo un tratamiento seguro, predecible e indoloro.

Los implantes dentales son, en la gran mayoría de los casos, la mejor solución para reponer las piezas ausentes, ya que, además de parecer y funcionar como dientes propios, no es necesario sacrificar dientes vecinos, reducen la pérdida de hueso que ocurre tras la pérdida de un diente y aportan gran seguridad, confianza y comodidad a quien los lleva.

Implantes de carga inmediata o “Dientes en el día”

Como norma general, el tiempo de espera desde la colocación del implante hasta colocar el diente que va sobre él es de unas ocho semanas, hasta conseguir que el implante se suelde al hueso. Sin embargo, en muchas ocasiones, especialmente en los dientes anteriores o cuando reponemos todos los dientes de una vez, podemos colocar dientes fijos provisionales el mismo día que se ponen los implantes, evitando incómodas dentaduras removibles y recuperar así, desde el primer momento, la estética de la sonrisa.

Las técnicas quirúrgicas y los materiales han ido evolucionando a lo largo de los años a fin de obtener una salud gingival y unos resultados estéticos cada vez más satisfactorios.

Pedir cita