Endodoncia

Utilizamos las últimas técnicas para la óptima realización de la endodoncia como son la utilización del escáner dental y el sistema rotatorio o endodoncia mecánica.

En ocasiones, como consecuencia de una caries, un traumatismo o infecciones de otro tipo se puede producir una inflamación irreversible de la pulpa (parte del diente donde está el nervio).

Cuando esto ocurre, es imprescindible eliminar totalmente esta pulpa enferma para limpiar, descontaminar y rellenar los conductos que hay dentro de la raíz del diente. Este procedimiento es la Endodoncia, comúnmente conocido como “quitar o matar el nervio”.

La causa principal de la infección de la pulpa son las caries, que causan un daño que puede acabar desembocando en problemas incluso después de haber realizado la endodoncia. El lento horadar de las caries, las fracturas, o el trauma causado por anteriores restauraciones o la propia ortodoncia, son algunos de los factores que terminan por debilitar la estructura del diente. De este modo, éste queda mucho más predispuesto a padecer futuras enfermedades o no poder soportar el trabajo en la boca.

A este respecto, cada vez existe más consenso acerca de la pertinencia de una corona como elemento restaurativo después de una endodoncia. Dejados estar, los dientes que han sufrido una endodoncia han sufrido cambios que los hacen frágiles y propensos a fallar. Se ha observado, sin embargo, que los dientes en los que se ha realizado una endodoncia y sobre los que se ha colocado una corona posteriormente tienen un tiempo de vida medio mucho más alto que aquellos abandonados a su suerte.

Las coronas, piezas protésicas que se colocan sobre un diente dañado para restaurar su estructura, contienen y refuerzan tu diente natural. Reducen, de este modo, el riesgo de fractura o de partición. A pesar de que aún existen aproximaciones distintas a la recuperación post-endodoncia, los datos indican que independientemente de la pérdida de estructura dental que el diente haya sufrido antes o después de ésta, su esperanza de vida aumenta enormemente cuando se protege con una corona integral.

De otro modo, es sólo una cuestión de tiempo; la mera fuerza de la masticación es suficiente para producir una ruptura. Si bien el tratamiento siempre deber individualizado, es importante considerar las perspectivas completas antes de empezar.

Después de una endodoncia es posible que no te apetezca volver a pasar por el sillón del dentista; pero debes saber que con una corona a tiempo te ahorrarás futuros problemas.

Pedir cita